La civic factory me ha llegado

Noviembre 08 / 2016
El principal cometido del Civic Factory Fest es reunir en un espacio a ciudadanos, empresas, profesionales e instituciones para construir de manera colectiva nuestra ciudad.
by Manuela Rabadán
Todos

Lo bueno de trabajar en un coworking es que te bajas a tomar un café y te subes con algo interesante que compartir. Hace unos días tuvo lugar en Wayco una reunión informativa sobre Civic Factory Fest. Mientras pedía mi desayuno en la barra no pude evitar escuchar a un joven muy pro y bastante entusiasta lanzar términos como “proyectos de código abierto”, “acciones de inteligencia colectiva”, “el diseño colaborativo” o “el ciudadano como prosumer”, conceptos que, cómo no, despertaron inmediatamente mi interés.  

El principal cometido del Civic Factory Fest es reunir en un espacio a ciudadanos, empresas, profesionales e instituciones para construir de manera colectiva nuestra ciudad. ¡Casi nada! Para llevarlo a cabo han habilitado 6 espacios en la Marina Real donde debatir y trabajar sobre nuestro territorio. Hasta aquí el Civic Factory, aunque en la web también hablan de comer y relajarse, y entiendo que esta segunda parte es la del Fest.  

La idea de celebrarlo en el edificio Alinghi, uno de los espacios fantasma de nuestra malograda Marina Real, ya me parece acertada. Una buena manera de empezar a construir ciudad es dando uso a los espacios abandonados o infrautilizados (y de esos, en Valencia, tenemos muchos).  

El hecho de que la factoría esté abierta a todos los ciudadanos, me parece superior. En la propia web están los formularios para presentar tu solicitud y participar como ciudadano, productor o creativo en los diferentes laboratorios, escuelas y talleres programados.  

Supongo que por deformación profesional y porque soy de esas personas que creen en la democratización del diseño, lo primero que me ha llamado la atención es el taller de diseño abierto Made in Valencia. Se trata de un workshop de cocreación, donde los ciudadanos participan como prosumers, con la finalidad de obtener una serie de productos que respondan a las necesidades detectadas, posteriormente producir los prototipos y presentarlos en una mesa redonda.  

Se buscan soluciones, de forma colectiva,

a problemas de urbanismo, desigualdad social, medio ambiente,etc.

Y ésta es solo una de las numerosas actividades que tendrán lugar durante todo el mes de noviembre en esta factoría cívica. Seis áreas temáticas con diferentes grupos de trabajo para buscar soluciones, de forma colectiva, a problemas de urbanismo, desigualdad social, medio ambiente, economía, vivienda, turismo, economía local, modelos de gestión… Una nueva forma de trabajar basada en la colaboración, el emprendimiento social y la confianza en la inteligencia colectiva.  

Una iniciativa no solo interesante, sino necesaria. Os invito a visitar la web http://civicfactory.com/fest/about/ donde se explica detalladamente de qué va el proyecto.  

¿En qué quedará la cosa? Supongo que en un montón de muy buenas ideas que necesitarán de financiación y de voluntad política para su puesta en marcha. Pero la primera piedra, esta vez, sí que estará puesta.

Posts relacionados