¿Cómo comunicar cuando al consumidor le importa el bolsillo?

Cuando algo cambia en nuestro entorno, el comportamiento del consumidor también lo hace. Pandemia mundial, guerra en Ucrania, inflación de precios… Y las marcas, preocupadas por perder la confianza de sus clientes, se están esforzando por mantener su confianza mostrándose como las que protegen sus bolsillos, con una agresiva guerra de precios: descuentos, promociones, ofertas…

Pero…

¿Hablar de precio es lo que el nuevo consumidor espera de las marcas?

¿Es esa la comunicación que conecta con el nuevo consumidor?

 

Descárgate el Dossier Estratégico completo
 

El consumidor siempre tiene la  razón  emoción.

Las decisiones del consumidor están condicionadas por todos los estímulos que nos rodean y generan en nosotros unos sentimientos. Si nos preocupa nuestra salud, compraremos más saludable. Si nos preocupa el medioambiente, compraremos más sostenible. Y hoy, lo que le preocupa al consumidor, es su economía.

Es lógico ver cómo las marcas están comunicando desde este territorio. Algunos posicionándose como el mejor player en precio, otros jugando a las reglas del comercio discount y otros mostrándose como el mejor aliado que permite el ahorro en el toda nuestra cesta de la compra.  

Publicidad Alcampo  Publicidad Carrefour  Publicidad Eroski

Más allá del precio

Conectar con el consumidor es mostrarse empático con sus emociones, preocupaciones y comportamientos. Por eso, más allá del precio, hay varios territorios que las marcas están empleando en sus comunicaciones para conseguir la confianza del cliente. Aquí te traemos cinco de ellas:

 

1. Volver a conectar desde la HISTORIA de las marcas.

La nostalgia, los recuerdos y la experiencia es una baza para volver a conectar con un consumidor que busca marcas de confianza. Las marcas “de siempre” nos recuerdan que han estado a nuestro lado en los buenos y los malos momentos.

 

2. El HUMOR como escenario para empatizar.

Ante la saturación de discursos lacrimógenos y mensajes trascendentales, el tono humorístico se convierte en el mejor aliado para relajar al consumidor y reducir la tensión social.

 

 

3. Los HOGARES son entornos de valor y seguridad.

Los confinamientos elevaron la importancia de las vivencias que tenemos en nuestros hogares. Lo que ocurre en nuestras casas se convierte en fuente de insights para conectar con los consumidores.

 

 

4. Si no hay NOVEDAD, no me interesas. 

El consumidor se ha acostumbrado a ir cambiando sus hábitos de consumo y busca que las marcas se adapten a ellos con la misma rapidez y les ofrezcan novedades con los que satisfacerles.

 

5. El BIENESTAR comienza en uno mismo.  

Para poder estar bien con el entorno, es imprescindible empezar por estar bien con nosotros mismos. Se empiezan a normalizar y romper tabúes sobre la salud mental y la importancia de sentirnos bien con nosotros mismos.

 

Descárgate el Dossier completo y descubre: 

¿Cómo afecta el contexto al consumidor? ¿Cómo se está adaptando a estos cambios? Y sobre todo, ¿Cómo están respondiendo el sector de la distribución y las marcas? 

DESCARGA AQUÍ

Jaume Pastor

Especializado en pensamiento estratégico para marcas que no se conforman con oír, sino que buscan escuchar y e interpretar las señales del entorno. Una marca que comunica con eficacia no es la que dice lo que quiere, sino la que sabe lo que esperan que diga.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete y no te pierdas nuestro contenido.


Consulta nuestra política de privacidad