Targeting contextual: ajustando el tiro

Cada vez que la comunicación digital avanza un paso encontramos ciertos paralelismos con aquella comunicación analógica de antaño. Todo pueda estar sujeto a una evolución que conlleva cambios, pero si nos desenvolvemos en el campo de la publicidad, del marketing visual y creativo, creedme, la experiencia adquiere un alto grado. 

Llevamos un tiempo escuchando la posible desaparición de las cookies por parte de los grandes navegadores, quién sabe si definitivamente para 2023. Todo esto nos pone en alerta a clientes, agencias, anunciantes… Se nos rompe un mito: el de usar los datos de manera automatizada para llegar al consumidor final, pero también se nos abre una oportunidad, porque seamos sinceros, ¿de verdad estábamos llegando bien? 

Desde luego, vamos a tener que dar un paso al frente y aunque nos movamos en un universo digital, que no todavía metaverso, nos encontramos la posibilidad, en cierto modo, de recuperar el control. En el campo de la publicidad podremos mejorar y hacer más eficaz la compra programática en el soporte digital, al tiempo que ahorraremos en medios. Podremos renunciar a esa presencia prostituida, invasiva y masiva de la ‘publi’. Las agencias creativas vamos a tener que tirar de ‘galones y medallas’ y hacer valer nuestra aportación para ofrecer a cada cliente una solución personalizada distinta. ¡Adiós a las soluciones globales!  

No sé, pero igual la impresión que tenemos los que nos dedicamos a la noble tarea de comunicar, de dar visibilidad a empresas y marcas es que las cookies ejercían una barrera que se abría o cerraba y daba vía libre o el portazo a poder trasladar o no información de los navegantes a sus propios navegadores, que a su vez mercadeaban con el dato. Un dato que gestionábamos consultoras, agencias, empresas para enfocar el tiro, para dar con su objetivo, pero ¿cuál era el porcentaje de éxito o error? ¿De verdad las cookies en su labor de recabador industrial de datos han sido capaces de discernir que clic provenía del azar, la duda, la indiferencia, el desconocimiento, el libre albedrío, en definitiva, con el que convive el ser humano?  

Bueno, obviaremos ponernos filosóficos, para presumir de lo que siempre hemos sido en Weaddyou: ¡CREATIVOS! y activar el ‘modo on’ de la idea, el pensamiento crítico, definiendo la estrategia a partir del análisis de tendencias y necesidades de las marcas para ajustar más que nunca el tiro, dar en el clavo o con la tecla… Targeting contextual ¿nos suena? 

Tampoco es un concepto nuevo, es un viejo conocido renovado y mejorado, recuperado para reducir el desperdicio en medios y defender la privacidad del usuario. Una manera de ‘colocar’ el producto o marca adecuados en el momento oportuno y en un contexto relevante.                                  

Pero no nos llevemos a engaño, esta es una tarea que quedó aparcada en pro de la automatización y la compra programática de la que hablábamos. Y se aparcó por compleja, porque exigía un esfuerzo para el que no todos están preparados, salvo las agencias de verdad creativas y los perfiles profesionales que las pueblan. De eso sabemos en Weaddyou, combinando perfiles especialistas en digital, marketing visual y con un lenguaje actual y que tiene un marcado acento de mujer. 

Desde luego, aparecer en el momento oportuno y de forma relevante es complejo. Exige usar con precisión la tecnología, para ser oportuno e impactar después de manera creativa, para ser relevante. Este es el reto que recupera el rol protagonista para las agencias creativas y en Weaddyou lo asumimos confiados porque somos una compañía creativa. 

Xus Bernabeu

Especializada en marketing digital con predilección por aquellas marcas que apuestan por transformar su entorno y conocer a su público a través de estrategias digitales.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete y no te pierdas nuestro contenido.


Consulta nuestra política de privacidad