Mujeres, teletrabajo y conciliación: ¿opción real o utopía internacional?

Conocíamos la palabra teletrabajo sin saber prácticamente su significado y después de más de dos años de pandemia mundial y confinamientos intermitentes empezamos a entenderla, aunque no del todo. Según este estudio de la Asociación Yo No Renuncio, realizado en 2021, casi una de cada cuatro mujeres españolas (22 %) ha renunciado a todo o parte de su trabajo durante el último año para cuidar de sus hijos e hijas. De ese 22 % de mujeres madres que ha renunciado a todo o parte de su trabajo, un 21 % ha cogido excedencias o días sin sueldo; un 11 % ha solicitado la reducción de jornada; y un 74 % ha usado sus días de vacaciones para atender a los menores durante las cuarentenas preventivas.

Además, del mismo estudio se desprende que la corresponsabilidad en el hogar todavía está lejos de ser una realidad, ya que tan solo en el 14 % de los casos ha mejorado. Para saber a qué nos referimos con medidas de conciliación familiar y laboral vamos a enumerar algunas que pueden ser de gran utilidad para cualquier mujer trabajadora:  

  1. Posibilidad de adaptar la jornada laboral (recogido en el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores, en su apartado 8): las personas empleadas pueden solicitar a la empresa un cambio de jornada, incorporando la posibilidad de trabajar desde casa, siempre y cuando tengan un/a hijo/a menor de doce años. Esta opción no supone una desmejora en el sueldo de la persona.
  2. Reducción de jornada laboral: Al reducir la jornada laboral, la persona destina menos tiempo de trabajo efectivo en su puesto para poder ocuparse de aquellas responsabilidades personales o familiares que necesite atender, con la consecuente reducción de salario en función del número de horas reducidas de su horario anterior (entre el 10 y el 70%).

El Plan Me Cuida que se estableció en el artículo 6 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo de 2021, volvió a ser prorrogado el pasado mes de septiembre y estaba en vigor hasta el 28 de febrero de 2022. Surgió durante la crisis sanitaria de COVID-19 y blinda la opción de los trabajadores a conciliar sus responsabilidades laborales hasta un 100 % de su jornada laboral a favor de cuidar de sus familiares, ya sea por la propia enfermedad, por el cierre de centros educativos u otra causa justificada.

Sin embargo, la realidad es que estos cambios son difíciles aplicar de forma realista en el día a día porque se habla de la adaptación de jornada que pocas veces se acepta por parte de la empresa, y de una reducción de sueldo que pocas familias se lo pueden permitir. Por otro lado, no se contemplan opciones para personas autónomas ni para determinados modelos de familias como las monopa/marentales, en las que la situación se puede llegar a complicar en extremo.  

El futuro de la conciliación en las agencias de publicidad

Conciliar la vida familiar y laboral es un camino que hombres y mujeres hemos de recorrer de la mano de nuestras administraciones y empresas. Está claro que necesitamos leyes más inclusivas y, en estos momentos de pandemia, contemplar la baja de padres o madres por menores contagiados sería una manera de aliviar las duras cargas que tienen las familias. En el ránking de empresas que predican con el ejemplo de la conciliación en España están Repsol o Mercadona.  La empresa valenciana, por ejemplo, ha implementado como medidas de conciliación la cercanía del trabajo, la no rotación y la jornada laboral continuada.  

Confiamos en seguir dando pasos hacia una mejor situación para las mujeres en el ámbito de la conciliación, como esperamos que confíen en nosotras para realizar nuestro trabajo con la misma excelencia.  

Y en el caso de las agencias de publicidad ¿qué ocurre? Pues sinceramente, se impone más que nunca predicar con el ejemplo, porque la conciliación es uno de los principales mecanismos para retener el talento creativo. Históricamente se nos concibe como un gremio o profesionales jóvenes y puede que la media de edad de los ejecutivos de cuentas, diseñadores, creativos, consultores, publicistas… así lo demuestre. Disculpad si no recurro a anglicismos, trufado esta ya el sector de ellos.

Pero en cualquier caso, en nuestro sector se agradece y mucho la flexibilidad horaria, la misma que nos retiene una tarde en el despacho para acabar una propuesta es la que se requiere, a la mañana siguiente, para poder atender cuitas domésticas si se tercian.  

Así de sencillo, la sociedad asume la necesidad de conciliar como una necesidad que cala en las instituciones, y  que se asienta poco a poco en las empresas. Si como adalides de ese cambio concebimos y desarrollamos campañas con ese objetivo, flaco favor nos haríamos si no lo secundamos en nuestra propia organización. ¡Hagámoslo posible! 

Xus Bernabeu

Especializada en marketing digital con predilección por aquellas marcas que apuestan por transformar su entorno y conocer a su público a través de estrategias digitales.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete y no te pierdas nuestro contenido.


Consulta nuestra política de privacidad