Estrategia de social media y comunicación interna para empresas

La estrategia de social media para empresas generalmente consisten en una planificación que establecerá cómo se van a usar esos canales. Se establece qué papel tendrán en la estrategia de comunicación y marketing global.

Pero los beneficios de la utilización de redes sociales no solo revierten en visibilidad y conexión con la comunidad. También pueden ser utilizadas como un elemento de cohesión, fidelización y de generación de identificación en las personas que forman parte de un negocio. 

Pero, ¿cómo elaborar una estrategia de social media para empresas que consiga enamorar al público de la casa? Queremos recomendarte los mejores canales y dar unas pinceladas sobre esta estrategia de social media y su contenido idóneo.

 

Estrategias de social media para empresas y empleados: potencial y contenido básico

Si el último año nos ha enseñado algo es la importancia de mantener a un equipo unido. Esta unión ha de ser un sentimiento que fluya en dos direcciones. La primera, hacia el empleado, porque es lo más importante y sin él no hay equipo. La segunda, hacia los objetivos estratégicos, porque sin esa cohesión serán mucho más difíciles de conseguir.

Debe de ser difícil de encontrar alguien que no siga a su propia empresa en alguna red social. Desaprovechar ese número de potenciales prescriptores sería una pena. Además, conseguir que confluyan los propósitos de empresa, empleados y resto de la comunidad dirá muchas cosas y muy buenas de una organización.

La fuerza potencial de una red social corporativa se manifiesta en varios ámbitos:

  • Facilita comunicar conocimientos e información valiosa de un modo cómodo e informal.
  • Puede ayudar a identificar talento, nuevas ideas y liderazgos. Puede ser un foco de intraemprendimiento.
  • Para empresas con la transformación digital en pleno desarrollo, podrá facilitar que los empleados se ajusten a nuevas formas de trabajar.
  • Permite la interconexión entre personas, entender el trabajo de los demás y tener una visión mucho más global de la organización.

La estrategia de social media de empresa es la estrategia que cuida la comunicación en el trabajo colaborativo. Construirla requerirá seguir una serie de pasos:

  • Elaborar un listado de objetivos: de comunicación, emprendimiento, cohesión, facilitación del trabajo en remoto, etc.
  • Hacer una foto fija del punto en que se encuentran las redes, si es que estas existen.
  • Identificar cómo van a poder participar los integrantes (¿habrá grupos cerrados para proyectos o departamentos? ¿todos los conocimientos se compartirán en abierto?)
  • Escoger anfitriones: ¿qué departamento se va a encargar de gestionar y moderar?

Estrategia, creatividad y contenidos dirigidos a empleados

El siguiente paso será establecer en la estrategia de social media el contenido del que se va a nutrir. Aquí cabe una lista muy interesante de posibles temas de conversación: webinars, formaciones, proyectos o casos de éxito. Y también caben temas personales, que humanicen al compañero de trabajo y contribuyan a sentirlo como parte del equipo. Hablamos de cumpleaños, ascensos, jubilaciones, incorporaciones y pequeñas píldoras en las que tengan la oportunidad de demostrar cuánto saben de su cometido.

Después de todo, es la red de la parte humana de una organización, tiene que mantener los niveles de humanidad altos en todo momento. Los sentimientos unen y aquí van a ser aún más necesarios que en los canales ordinarios.

La estrategia de social media requiere de la creatividad, también para las redes corporativas. Después de todo, sin captar la atención no lograrán despegar ni cumplir con sus objetivos. Y para eso hay que hacerlas atractivas.

 

Tips para una estrategia de social media de empresa exitosa

En general, los tips son los mismos que para una red social convencional, aunque en cada caso se adaptará a los objetivos a conseguir plasmados en la estrategia.

  • Apuesta por los vídeos cortos y los gifs. Porque el audiovisual es el rey y no hay que hacer excepciones dentro de casa. Tampoco hay que olvidar los podcast, aunque es mejor huir de charlas que nunca se escucharían por placer. Hay que estimular la participación en comentarios y recibir las opiniones con respeto y empatía
  • Aprovecha estructuras existentes. Si el presupuesto no llega para la creación de una red interna, ¿por qué no crear un grupo cerrado en una existente? Facebook o LinkedIn pueden ser perfectamente válidas. Incluso se puede plantear en LinkedIn, sin crear grupos cerrados. El contenido se repartiría entre interno y externo conforme a un calendario y porcentajes.
  • Abraza el storytelling: deja que los protagonistas narren con sus palabras el desarrollo de proyectos e ideas. El storytelling potenciará el compromiso y la identificación y puede lanzar mensajes muy interesantes que empiecen a tomar fuerza desde la red social corporativa. No se nos ocurre una manera mejor de generar orgullo y pertenencia que dejar que un miembro del equipo cuente cómo lo consiguió. Por poco llamativa que sea su aportación a que todo siga rodando, le convertirá en un referente frente a los demás.
Isabel López

Experta en transformación digital para marcas que quieren triunfar. La rapidez y la capacidad de adaptación al entorno es lo que asegura la supervivencia. También de las marcas y los negocios.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete y no te pierdas nuestro contenido.


Consulta nuestra política de privacidad