La agencia de publicidad del futuro y equipos autodirigidos

La agencia de publicidad del futuro tiene poco que ver con la imagen que el cine ha venido ofreciendo de esta profesión. En la actualidad afronta retos compartidos con otros sectores. Pero también otros muy vinculados a su funcionamiento tradicional, como el aumento de la presencia femenina en ciertos puestos clave

En este marco, se hace necesario hablar de un modelo organizativo empresarial que por fuerza debe verse trasladado al mundo publicitario. Hablamos de los equipos autodirigidos.

¿Qué son los equipos autodirigidos?

Un equipo autodirigido es aquel que, teniendo encomendado un proyecto, goza de libertad para llevarlo a cabo. Hablamos de libertad en cuanto a qué tareas y qué decisiones tendrán que tomarse para conseguir el objetivo marcado.

¿Y qué hay detrás de esta modalidad organizativa o funcional? Una herramienta muy poderosa para construir equipos fuertes: el empoderamiento (empowerment).

Las bases de estos modelos están en la confianza y el respeto, valores que entroncan con el modelo empresarial que está demandando la sociedad. Y es que el escalafón y la burocracia son maneras de funcionar que están quedándose atrás. Obviamente la jerarquía existe, pero no es incompatible con la libertad de acción. Es más: debe motivarla.

equipos sutodirigidos

La dinámica de equipos autodirigidos y la agencia de publicidad del futuro

Si en algo incide la dinámica de equipos autodirigidos es en la capacidad creativa de los mismos. El trabajo de una agencia de publicidad creativa tiene de entrada unos marcos en los que moverse: objetivos, tonos, presupuestos, medio, audiencias, etc. Si se le suma una jerarquía férrea, la capacidad de creación puede verse severamente limitada.

La sensación de libertad para hacer propuestas creativas debe darse por supuesto en este sector. De otro modo, ideas ágiles, frescas y en contacto directo con la actualidad pueden quedar desfasadas en segundos.

Si sumamos a este panorama la velocidad de circulación de la información y tendencias, concluimos en que los equipos autodirigidos, ágiles, adaptables y libres, van a ser claves para conseguir resultados de éxito.

Cómo funcionan los equipos autodirigidos

Un equipo autodirigido es un grupo de profesionales con diversas habilidades y conocimientos, y con una meta y responsabilidad común. Deben ejecutar tareas (y dirigirlas, y gestionarlas) con la meta puesta en conseguir ese objetivo común.

Para conseguirlo, no basta con encerrar a creativos, copywriters y responsables de diseño en una habitación. Se deben asumir ciertas premisas de autogestión o autodirección. En este caso la agencia debe haber marcado los principios que guiarán el trabajo.

Por otro lado, se debe de haber trabajado la confianza en cada individuo y en el equipo, para que esta sustituya al control. Pero sin una sensación de pertenencia e implicación, será complicado que cada miembro sienta como suyo el objetivo.

Para eso no solo habrá que trabajar la capacidad de motivación necesaria en cada miembro. Se tendrá que haber llegado a un estado de “autoridad conseguida” independiente de la autoridad más formal. Y, por último, la transparencia (incluso la financiera) será clave para crear confianza.

Qué puede conseguir la agencia de publicidad del futuro con la dinámica de equipos autodirigidos

Las ventajas y beneficios de esta manera de enfocar los trabajos son muchos, pero es imprescindible destacar los siguientes:

  • Se establecen relaciones basadas en la confianza que perduran y generan lazos fuertes.
  • La capacidad de innovar y aprender se estimula mucho más que a través de un funcionamiento fuertemente jerarquizado.
  • Se trabaja la comunicación entre iguales y también en vertical: el equipo autodirigido puede “contagiar” su dinamismo y confiabilidad al resto de la organización.
  • El papel de líder puede ir cambiando según se avance en el proyecto, lo que permite que los especialistas tengan su oportunidad primero de aprender, y después de sorprender cuando llevan a cabo su parte.
  • La productividad se ve afectada positivamente, ya que, con libertad de hacer, los ritmos y dinámicas dentro del grupo encuentran sus propios modos de fluir y avanzar.

La agencia de publicidad del futuro debe tener presente que el paradigma actual exige capacidad de tomar decisiones rápidas. La agilización de tareas a través de los equipos autogestionados en una agencia de publicidad serán claves para adaptarse al modo de comunicación actual.

En ese sentido, adoptar nuevas metodologías de trabajo hará posible la adaptación al trabajo con equipos autogestionados. Estas están basadas en la colaboración con todos los interesados, también con el cliente.

Estas aportan también flexibilidad en la adopción de cambios y capacidad de inspección del trabajo para detectar problemas. A través de la división del proyecto en micro metas, periodos de desarrollo y feedbacks breves pero frecuentes, se consiguen equipos eficientes.

Sin embargo, habrá que hacer un esfuerzo extra para evitar retrasos y sobrecostes. El equipo autodirigido que cuente con una estrategia previa será el que consiga aportar más a la organización en que se enclava.

Pero estamos seguros de que no habrá agencia de publicidad del futuro sin este cambio en la forma de operar. Y que abrazar la libertad de gestión nos hará más fuertes.

Clara Nieva
Clara Nieva

Especialista en planificación estratégica y gestión de canales digitales. Amante de la medición, porque aprovechar las oportunidades que ofrece el entorno digital es un reto y una obligación para las marcas y empresas.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete y no te pierdas nuestro contenido.


Consulta nuestra política de privacidad