Compartimos, nos ayudamos entre todos y aprendimos, así que al final, ¡ganamos todos!

by Leonor Costa

El anglicismo Teambuilding significa “Construcción de Equipo”, si bien queda más guachisnanin decirlo en inglés, el significado en español me toca más, y me hace entender lo que vivimos el otro día gran parte de la familia Weaddyou.

Se plantea la comida de verano, que ya es divertida porque alargas el día con los del curro y encima, nos sorprenden con una actividad de Rafting, ¡yo creo que grité de la emoción!
Llegamos a Montanejos en autobús, con algo de nervio y expectativa ante la actividad que íbamos a realizar. Nos pusimos el “disfraz rafting” y nos indicaron los monitores que teníamos que hacer tres equipos, en ese momento, claro, miradas y gestos de igualdad, porque al final, estamos habituados a trabajar en equipo y con perfiles multidisciplinares, sabíamos que iba a ir igual de bien con quien nos tocara.

Hechos los grupos, nos llevaron a la desembocadura del río Mijares, previa ducha facial helada de un chorro potente que no esperábamos, que eso ya, te ayuda a meterte en el papel y pegarte las primeras risas. Cada barca tenía un monitor, un nombre y un grito de guerra. Tras decidir esto, nos describieron el desarrollo de la actividad con los consejos de seguridad, algo que nos es familiar. Nosotros, previo a comenzar un proyecto, elegimos el equipo de trabajo y el director del proyecto cuenta el briefing poniendo en conocimiento de todos el desarrollo del trabajo.

Así que nos dispusimos a surcar el río; bajar rápidos, saltos desde varios metros de altura y flotar un poco. La percepción del principio a cuando acabas varía conforme crees que te caes, bajas un rápido y te acojonas, ayudas a un compañero, tratas de seguir las instrucciones del monitor, te chafan, tragas agua a cascoporro, chafas a alguno y haces las mil virguerías para remar al mismo compás que todos. Acabas llorando de la risa o viniéndote arriba y en el momento que esto te da algo de cordura, te permites chillar el grito de guerra que identifica tu barca. ¡Simplemente genial! Compartimos, nos ayudamos entre todos y aprendimos, así que al final, ¡ganamos todos!

Llegamos a cambiarnos en tropel y comimos una torrá con sobremesa que fue el lazo a un día de Teambuilding de 10. Y sí, perfecto porque la construcción de equipo un día fuera de tu rutina te permite poder charrar con compañeros, algo que por el día a día de curro no puedes hacer, de cómo se lo ha pasado, cómo le va la vida, qué va a hacer en vacaciones… y percibes actitudes, afirmaciones y aficiones que desconoces. Ya no es ver quién es líder, más compañero o se implica menos. En Weaddyou, el teambuilding es diario, trabajamos complementando áreas y compañeros para ofrecer lo mejor a nuestros clientes. Lo que nos permite un día así es relajarnos, compartir, soltar cuatro coñas, conocernos más y seguir con ganas, hasta las vacaciones de verano.

No te pierdas las fotos http://bit.ly/2uYCokz

Deja tu comentario
Nombre*
Email*
Comentario*

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close