Qué es el storytelling y por qué es necesario para las empresas

Todos somos capaces de recordar spots publicitarios que, en su momento, fueron directos a nuestro corazón. Si te preguntas qué es el storytelling, te avanzamos que es el responsable de que estas piezas hayan despertado en ti tantas emociones.

El storytelling, a grandes rasgos, es el arte a la hora de contar historias. Y hablamos de algo ancestral y que se repite en culturas muy distintas: el humano, alrededor del fuego, se deja entretener y emocionar a través de la voz de un narrador.

Y decimos que es un arte porque es capaz de provocar una respuesta emocional, de impactar y de impresionar. Las buenas historias podrían colgar en las paredes de los museos causando tantas impresiones como el cuadro más icónico del Louvre.

Por esta capacidad de involucrar al receptor, (y no oyente, porque las historias hoy en día vienen en muchos formatos) el storytelling es un viejo conocido de la publicidad y el marketing. Si una marca consigue despertar emociones y sensaciones, será mucho más difícil olvidarla y podrá inclinar una decisión de compra. Cuando la conexión no es racional, sino emocional, el recuerdo es mucho más duradero.

Storytelling

 

Qué es el storytelling en marketing y publicidad

En marketing y publicidad tenemos claro qué es el storytelling. Se trata de un trabajo que fusiona creatividad y conocimiento y que es capaz, a través de la conexión emocional, de obtener excelentes resultados.

Pero el storytelling no es algo que fluya descontrolado, porque la creatividad en las agencias publicitarias también es disciplina, trabajo y gestión de información. Detrás de la inclusión de una historia en una estrategia social media o de contenido hay muchas horas y esfuerzo.

Para preparar un buen guion basado en el arte de contar historias, existe un trabajo previo que debe tener en cuenta como mínimo estos puntos:

Este sería un buen punto de partida para averiguar si el storytelling es la herramienta idónea para lo que queremos conseguir. Y nos ayudará también, si la respuesta es positiva, a ir perfilando a grandes rasgos los pilares de nuestra historia.

Ahora, ya sabemos qué es el storytelling y cómo debemos plantear una creación publicitaria o de marketing basada en esta potente herramienta. Lo siguiente que debemos saber es cómo conseguir que tenga éxito.

Claves para un storytelling eficaz

La base para un storytelling que cumpla con su objetivo está en alejarse de otros formatos publicitarios de una forma clara. Si el público percibe mucho mejor la intención publicitaria que la historia, entonces no es storytelling.

Se trata de que se perciba algo más esencial que la comunicación de una promoción o un producto. Se está buscando la identificación. Para eso, nos valemos igualmente de historias ficticias o de hechos o personajes reales.

Después, hay que resumir la esencia de la historia en unas pocas palabras en torno a las que construir el relato. Con un objetivo claro (lanzamiento de producto, visibilidad de la marca u otro cualquiera), será más sencillo establecer la esencia de la historia.

Lo siguiente será construir un guion. Un guion con una estructura clara, con introducción, desarrollo y desenlace. En ese guion deben incluirse guiños a la marca o producto que dejen claro quién está detrás de esta historia. Podemos dejarlo en manos de la ambientación, la música, los personajes o las situaciones.

Grandes ejemplos del storytelling en marketing y publicidad

Por citar un ejemplo relativamente reciente y que todos hemos visto en alguna ocasión, queremos recordaros el lanzamiento del iPhone. ¿Cómo? ¿Es esto storytelling? ¡Por supuesto! No hablamos tan solo de historias protagonizadas por actores. En este caso, el propio Steve Jobs fue el actor principal de este evento en el que absolutamente nadie quedó indiferente.

Y sí, era la presentación de un nuevo producto. Pero detrás había una expectación al rojo vivo, un guion cuidadosamente elaborado y un momento culmen que a todos nos hizo aguantar la respiración.

Porque lo que Apple consiguió ese día no fue solo que todos deseáramos tener un iPhone. De hecho, se trata de una de las mayores y mejores acciones de branding que se recuerdan. Con un actor principal, una proyección y un buen guion capaz de pegarnos al asiento. Y es que pensar que el storytelling siempre consiste en una historia de ficción es un error en el que no hay que caer.

Pero de ficción también tenemos grandes ejemplos. ¿Recordáis al actor Fele Martínez poniendo orden en su terraza (y en su vida) gracias a la visita de un pato y de Ikea? Obviamente su talento interpretativo aportó mucho al spot. Pero fue la historia, sin apenas palabras, la que nos contaba un relato lleno de emociones fácilmente identificables con la marca.

Y no hacen falta grandes producciones. Se puede hacer un buen storytelling apoyado tan solo en unas pocas imágenes y palabras. Lo importante es el relato y las emociones que despierta.

 

Clara Nieva
Clara Nieva

Especialista en planificación estratégica y gestión de canales digitales. Amante de la medición, porque aprovechar las oportunidades que ofrece el entorno digital es un reto y una obligación para las marcas y empresas.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete y no te pierdas nuestro contenido.


Consulta nuestra política de privacidad