Responsabilidad social de las empresas centradas en las personas

Hablemos de responsabilidad social: ¿human centred organizations u organizaciones centradas en las personas? Atentos a esta denominación porque se va a convertir en algo que vamos a empezar a escuchar cada vez con más frecuencia. Y es que estamos viviendo un cambio de paradigma, una nueva normalidad que va a provocar muchos cambios.

¿Qué es la responsabilidad social corporativa?

Las empresas suelen preparar una serie de documentación que recoge su esencia, objetivos y lugar en el mundo. Además de preparar estrategias que pongan de relieve el branding o identidad, la misión, visión y valores deben revisarse y tenerse presentes.

La responsabilidad corporativa o responsabilidad social abarca materias que en principio no tienen que ver con la actividad obvia de la empresa. No es una estrategia que hable de vender productos o prestar servicios. Pero sí es una disciplina que debe cuidarse porque implica de cerca a la capacidad de impactar de una marca. O incluso la percepción que se tiene de ella.

La responsabilidad social habla de la capacidad que tiene una empresa para incidir en su entorno, tanto social como natural. Tiene que ver con la proyección externa de una organización. Esta debe tener en cuenta, al tomar sus decisiones, el lugar en que se enmarca. Y por lugar nos referimos tanto a la sociedad como al medio físico.

Las empresas existen con un fin: vender. Pero en esta misión no pueden descuidar las aportaciones que realizan a la parte del mundo que las rodea. En ese sentido, se deben establecer líneas a seguir en ámbitos muy diferentes:

  • Relaciones y derechos laborales.
  • Impacto en el medio ambiente.
  • Impacto en el desarrollo social de su entorno.
  • Cumplimiento de la legalidad vigente.

Queremos centrarnos en la primera de estas líneas, las relaciones y derechos laborales: ¿cómo afecta a la comunicación empresarial su responsabilidad social en su propio seno?

Responsabilidad- Social- corporativa

Organizaciones centradas en las personas

Lo cierto es que en estos tiempos las prescripciones, opiniones y comentarios sobre productos y marcas se producen en tiempo real. Estas pueden compartirse con el mundo entero, y lograr que una empresa destaque en positivo o negativo. En este contexto, el cuidado de los trabajadores de una organización puede convertirse en un elemento diferenciador muy poderoso.

El concepto de Human Centred Organizations no es fruto de la época de la pandemia de COVID-19. Ya lleva unos años cobrando fuerza como motor de diferenciación.

Parte de una idea revolucionaria: lo importante no solo es ganar dinero. Se incorporan a los objetivos empresariales nuevos puntos. Entre ellos, y con mucha relevancia, están las relaciones que las marcas, empresas o negocios tienen con sus propios empleados.

Sin embargo, invertir en políticas que mejoren la calidad de vida y la relación con los trabajadores implica tiempo y costes. ¿Cómo se puede convencer a los responsables de una organización de su potencial comunicativo?

Las agencias creativas tenemos algo que decir al respecto. Y es que nada habla mejor de una empresa que un empleado satisfecho. Y la satisfacción no es una cuestión únicamente de salario (aunque obviamente esto es muy importante). Tan solo habrá que ver cómo comunicar este esfuerzo al exterior.

Si las empresas han realizado el esfuerzo de centrarse en el cliente, sin duda han aprendido a escuchar. ¿Por qué no emplear estas nuevas capacidades en mejorar su propio funcionamiento interno?

responsabilidad- social

 

Potencial comunicativo de la responsabilidad social

El mercado, tal y como es en la actualidad, implica competencia global y márgenes más bajos. En este contexto destacar, enamorar y convencer se convierte en casi la única arma para diferenciarse. No se trata de hacer muchas ventas, o no solo. Se trata de crear fieles clientes, convencidos, que se sienten seguros y que prescriben de motu propio las bondades de un negocio.

Una adecuada estrategia comunicativa que ponga de relieve la capacidad de atraer talento (cuidarlo y hacerlo crecer) puede hacer una gran labor de branding. Una empresa con un nivel de “engagement” elevado hacia dentro (con sus empleados) es una empresa con mayor capacidad de atracción de clientes.

Y es que diferenciar sociedad (hinterland) de clientes o de empleados es complicado cuando todo se puede ver reflejado en la red. Si la experiencia y journey de un comprador debe ser objeto del mayor de los cuidados, debe ser igual con los de los empleados. Después de todo, un empleado insatisfecho puede con facilidad provocar una reacción en la sociedad, y por tanto en los consumidores.

Las agencias creativas afrontamos el reto de ayudar a las marcas en su conversión en empresas centradas en las personas, y en la comunicación de este hito. El propósito de las marcas se ha convertido en algo a trabajar de manera ardua.

En Weaddyou estamos deseando acompañar en este cambio interno y su plasmación en acciones de comunicación a las organizaciones. Y ponemos para ello todo nuestro corazón y creatividad. Empezar a preocuparse por las personas en global, sin que se entienda con ello que estamos hablando únicamente del cliente, va a ser el nuevo must para cualquier marca que pretenda destacar.

Clara Nieva

Especialista en planificación estratégica y gestión de canales digitales. Amante de la medición, porque aprovechar las oportunidades que ofrece el entorno digital es un reto y una obligación para las marcas y empresas.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete y no te pierdas nuestro contenido.


Consulta nuestra política de privacidad